domingo, 29 de mayo de 2011

CRONICA DE UNA GUERRA


Sabéis lo que tiene que sentir un jugador de la selección española cuando se enfunda en su camiseta roja, pues yo sí, porque parecido es el sentimiento que a mi me nace cuando me enfundo en mis colores BLANCO Y NEGRO...sin ir mas lejos este sentimiento lo volví a sentir este domingo en la maratón del Burgo. Una maratón de 78 km con un desnivel de 2200m.
Allí que los ermitaños enviaron a un batallón con sus mejores hombres y mujeres. Los soldados ermitaños nada mas llegar se agenciaron con un buen desayuno a sabiendas dichos guerreros de lo que se le vendría encima en breves minutos. Bueno, la batalla empezó bien pronto pues todas las caballerías allí desplegadas parecían que estaban dispuesta a querer quedarse con la gloria. Lo que no sabían los distintos ejércitos es que esa gloria ya tenia nombre...la puntita empezó a darla nuestro guerrero mas veterano en dicho frente, Francis,que escoltó a todo el equipo durante toda la carrera aun a riesgo de saber que si hubiera querido hubiera hecho un marcón. Lo siguió el comandante al mando, Enrique, el cual sacando toda la casta que lleva dentro hizo la mejor carrera de la temporada( por ahora, la mejor esta por venir). Después lo siguió nuestro espartano que salio en la película de 300 gracias a sus abdominales...Dani,dicho guerrero se repuso a las artimañas del resto de los guerreros en la primera parte de la carrera e hizo una segunda parte para enmarcar. El testigo lo cogió el guerrero mas nuevo pero que por su forma de luchar nadie lo diría, Juan Carlos,este guerrero aguantó los contraataques de los oponentes y sacó fuerzas de flaquezas para llevar a su equipo hacia la victoria final, hizo un carrerón a pesar de estar recién curado de cercanas heridas de guerra. Entre estos guerreros tengo que resaltar la labor que realizó la guerrera Isa, que bajo mi punto de vista es la mejor guerrera de todo el batallón, tanto es asi que no tuvieron otra forma de frenarla el resto de ejercitos que con malas artes, pero aun así volvió a hacer gala de todas sus fuerzas e hizo una magnifica carrera. Por último yo, un super guerrero legendario prestado del futuro a este batallón para servir de avanzadilla a tan valiosos guerreros,marcándoles el camino de la victoria por la senda de sus maxxis crossmax. En resumen, estos guerreros se marcaron un carrerón que se consevará por los anales de la historia, AUUUUUUURRRRRRRRRRRRRR!

2 comentarios:

  1. Yo creo que te vamos a nombrar cronista oficial...que buena analogía!!! lo cierto es que lo de El Burgo lo puede comparar con una batalla, porque pelee hasta casi la extenuación, en ninguna carrera he sufrido tanto...pero mereció la pena, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda cronica,como sigamos así,en vez de un club de ciclismo vamos a parecer "el club de los poetas muertos"

    ResponderEliminar