jueves, 9 de febrero de 2012

COMO SE PUEDE ESTAR FELIZ DESPUES DE UNA GRAN DESILUSION


Apenas habíamos empezado a pedalear después del verano 2011, allá por el mes de octubre, cuando recibo un mensaje del que para entonces era otro buen amigo del mundo ciclista, ¿franci nos apuntamos a la Andalucía bikerace? ¿Eso qué es?. Nos confabulamos para meter en una encerrona a nuestras respectivas, entre excelencias culinarias y promesas de buen comportamiento durante la próxima década, conseguimos ponerlas a pedalear con nosotros, gracias a ambas.

Paso el mes de noviembre con bajada de peso, pulsaciones y subía de fondo, nivel, horas de entreno e ilusión, en fin todo sobre ruedas. Cada vez era más conocido nuestro reto entre los amigos de otros clubes y se interesaban por cómo nos iba, gracias por vuestro apoyo.
De golpe todo este progreso se frena, uno se cae y empieza su periplo por las consultas, y entre pruebas medicas y pinchazos de todo tipo en la rotula, van pasando los días esperando el milagro de recuperarse sin parar de pedalear; solo nosotros sabemos cuánto he sufrido durante estos dos últimos meses. Mientras pedaleaba la rodilla se inflamaba, pero la ilusión no se esfumaba.
No conforme el destino con unirnos más cada día hizo que el otro también se cayese para igualar nuestras agonías por sendas lesiones. Esperando el milagro de ambas, enero pasó con más penas que gloria. Ya metidos en febrero y solo después de un empeoramiento, en vez de mejora como deseábamos, y después de comentarlo por supuesto con todos los ermitaños, decidimos darnos por vencidos ante tanto maleficio.
Pero, cuanto he aprendido, y que buenos amigos se han cruzado en mi camino estos meses, Javi Mata, dominguito y el cuñado, Los Bonela: Diego, Juan José, Pacome y todos los demás, Ernesto, Guillermo, Los peluqueros: José, Paco, Juli, etc. y por supuesto mis Ermitaños que siempre han estado animándonos aunque sabían lo fea que estaba la cosa; se que se me escapan muchos otros, que me disculpen pero ahora no tengo las 10 horas que necesitaría para nombraros a todos, pero si se quienes sois. Entre todos dejo un lugar especial para el que empezó siendo un buen amigo y seguro acabará siendo algo más importante aún, Juan Carlos.
Solo os digo que estoy feliz por haberlo intentado ya que esto me ayudará a ser más fuerte; con la vista puesta en próximas competiciones y deseando que las lesiones me respeten nos veremos entre piedras, gajorros, charcos, barro, polvo y todo aquello que huela a MTB.
Fdo: UN ERMITAÑO.

1 comentario:

  1. El año que viene ahi estaremos apretando juntos seguro. El tiempo se pasa volando. Ya veras.
    Mejor cuida esa rodilla y pronto nos veremos en el monte.
    Y gracias a ti por venir a animar y apoyarnos aún sabiendo que se te iban a saltar las lágrimas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar